Picos de Europa       

“Anuncio”

Crónica del I Mushing Valgrande-Pajares

Crónica de Fran Fernandez y su perra Kona del I Mushing Valgrande-Pajares.

I Trofeo Mushing Valgrande-Pajares

I Trofeo Mushing Valgrande-Pajares

Según dejaba atrás Puente Los Fierros y subía por el puerto, el incesable movimiento de los limpias, unido al parpadeo de la temperatura en el display que en ese momento ya caía por debajo de los 2ºC me hacía pensar que tal vez mi fe en la predicción específica para estaciones de esquí era excesiva.

Al coronar el puerto no se veía prácticamente nada y la caída de nieve, aunque fina era continua. Aparco abajo y usando el 100% del abrigo que llevo, saco a Kona del baúl y subo buscando la zona de controles.

Creo que no lo he dicho, pero el motivo del viaje es participar en el I Trofeo de Mushing Valgrande-Pajares. Nunca antes he corrido una prueba oficial y la verdad es que no se que hago yo aquí… la distancia a correr es diminuta en comparación con mis entrenos y objetivos y, previsiblemente los ritmos que se exijan serán inmensos en comparación con mis habituales pasos por kilómetro. Además, Kona es muy joven y no hemos entrenado nunca una carrera, nos limitamos a salir en tiradas que rondan la hora y a disfrutar (al menos yo) de la compañía del otro.

Pero bueno, aquí estamos con ganas de disfrutar y sobre todo, de probar algo nuevo, que con 42 primaveras es cada día algo que persigo cuanto puedo. La carrera se disputa en varias modalidades, trineo de varios perros, skijöring (perro tirando del corredor que lleva esquís de fondo) y canicross que es un perro unido a un corredor “normal”. Llego a la zona del control y veo a varios compañeros del club “Galgadas Canicross Asturies”, gracias a David me he metido en este grupo y de hecho este año he cursado la licencia de montaña con ellos. Buena gente.

Pasamos el control de cartilla, chip y un ligero reconocimiento a Kona que como era de esperar pasa sin problemas. Es aún temprano y la verdad es que no se muy bien que hacer, las condiciones de visibilidad son tan malas que la organización tiene que trabajar muy duro para poder dejar el circuito perfectamente marcado (por momentos uno no ve más allá de tres o cuatro metros) y por este motivo las salidas se retrasan bastante.

Yo aprovecho para socializar a Kona y que reduzca un poco el “ímpetu de sus saludos”. Como pude comprobar, no es para nada agresiva, pero su forma de saludar es tan bruta que es fácil que el resto no la interprete bien y se líe, así que con toda la prudencia del mundo paseo entre los otros perros y dejo que vaya interactuando con ellos.

I Trofeo Mushing Valgrande-Pajares

I Trofeo Mushing Valgrande-Pajares

Con las mallas y playeros, el frío ya se hace notar más así que carrerita para aquí, carrerita para allá….el caso es calentar bien y no quedarse pajarito, lo que no resulta nada sencillo. Con el retraso acumulado por las pésimas condiciones climatológicas (yo incluso pensé que aquello se iba a tener que suspender…) por fin se empiezan a dar las salidas. Primero sale el único trineo que al final pudo asistir al evento. La verdad es que es todo un espectáculo verlo de cerca y, aunque solo fuese uno, lo cierto es que al menos para mi fue un gustazo.

Después toca el turno del skyjöring en la que hay tres participantes que salen de uno en uno en modalidad de contrareloj. Deberían salir cada cierto tiempo, pero dadas las condiciones del circuito y la casi nula visibilidad, la seguridad de los participantes prima y se espera a que uno finalice el recorrido para que salga el siguiente. Aquí quiero reseñar la actitud de “Koke”, un compañero de Galgadas con el que antes de la prueba pude estar un rato, y que Kona jugara un poco con Danko su precioso (y más que educado) pastor Malinois. Al igual que yo, su experiencia con los esquís de fondo es mínima y, así y todo, ahí está como un jabato para disfrutar en esta complicada disciplina. Yo tengo que reconocer que me planteé probarlo, pero la edad de Kona no alcanza los 18 meses mínimos que se precisan para esta modalidad.

Bien, pues ahí estaba “Koke” para demostrarme que debemos dejar a un lado los complejos y los miedos tontos y debemos disfrutar a tope de todo lo que nos gusta. El hombre sufrió lo suyo en el duro circuito, Danko salió de nones y durante la prueba las caídas no fueron pocas, pero al final ahí estuvo, cruzando la meta y superando un reto nada sencillo. Mi más sincera enhorabuena.

Tras ellos la salida de los federados y después la popular con los no federados. Veo la salida de los federados y el gusanillo del estómago empieza a moverse. Los primeros llegan como auténticas balas y poco a poco van llegando el resto entre los que hay varios compañeros de galgadas. Esteban y Blu que han llegado en un tiempazo dándolo todo, Sonia con la inquieta Ona, Jose y la gran Ametzi, Juanjo que medio lesionado ha salido a disfrutar con Llobi….a ellos los conozco un poco más, pero otros con los que tengo menos trato también hacen su carrera. Todos cruzan la meta y lo que me gusta de este deporte es que todos lo hacen sonriendo, se abrazan con su compañero/a de cuatro patas y se ve que hay disfrute.

Pero vamos a mi carrera. Como siempre que hay un dorsal por el medio, hay una tensión extra y el hecho de que sea mi primer canicross no ayuda mucho. ¡¡Preparados, listos…a correr!!!

I Trofeo Mushing Valgrande-Pajares

Fran y Kona

Con la línea de tiro en la mano, salgo con el grupo y me tropiezo con algo, por suerte me mantengo de pie y como un tiro cuesta abajo. Suelto la línea y Kona tira como una bruta. Bajamos a mil por hora y Kona se mantiene al lado de un perro que va muy nervioso y ladrando sin parar. Me gustaría pasarlo, pero al ritmo que voy sería imposible, mis piernas no dan más.

Damos una curva y el perrín se cruza por debajo de mi línea de tiro (antes, yo he tenido que tirar de Kona para que no hiciera lo mismo con la línea de Manuel y Turko otro “viejo conocido” je,je…) y nos anudamos. Esto nos obliga a parar para deshacer el lío y al reincorporarme a correr, zas!! no se como lo hago, pero me pego una leche pistonuda. Aterrizo de morros en la nieve sin que tenga ni idea de cómo me ha arreglado.

El otro chico se para a ayudarme, le digo que tire que no se preocupe y me dice “…no pasa nada, ha sido culpa mía”. Estas cosas son las que hacen grandes a los deportes.

Aún me retraso un poco en salir y tengo que remontar, primero paso a este chico y después a Turko que nos había pasado. Al pobre le han entrado ganas de aliviarse y, sí! es uno de los handicaps del canicross, al musher no le queda otra que esperar a que todo esté en orden. Tras animar a Manuel con una palmada, sigo a lo mío buscando el oxígeno en bocanadas cada vez más profundas (madre!! Ahora se lo que implica estar en fase de “volumen”!)

En la vuelta me quedo en tierra de nadie y aunque Kona me hace algún amago de irse a los lados, la verdad es que se mantiene siempre en línea y corriendo muy bien.

Fran y Kona llegando a meta I Trofeo Mushing Valgrande-Pajares

Fran y Kona llegando a meta I Trofeo Mushing Valgrande-Pajares

La vuelta se me hace durísima y tengo ganas de que el martirio termine. Como remate, nos han puesto una subida corta pero dura. En federados he visto a gente hacerla andando y con las pulsaciones a mil que llevo, pienso que yo también la haré así. Cuando la encaro, veo a Vitor que me anima y me parece ver que me está grabando en vídeo….joder!!! pues en la tele no puedo salir andando. Ja,ja,ja,ja….a sufrir y a hacer la cuesta a tope. Una vez arriba, ya no queda más que el esfuerzo final. Con una Kona muy centrada, hago los últimos metros y cruzo la línea de meta. Más que fatigado, caigo de rodillas y abrazo a Kona. Difícil de expresar la sensación de una carrera en EQUIPO sin fisuras, agradecimiento y cariño hacia mi perrona, no digo más.

Por desgracia, tengo un compromiso para comer con lo que no me puedo quedar a disfrutar del ambiente postcarrera que seguro que fue un lujo y mi habitual cerveza postcompetición tendrá que esperar. Igual fue el frío o que pierdo facultades, pero cuando Esteban me saludó y llevaba una Mahou en la mano, no tuve instinto de quitársela y echar a correr….bueno!…y que seguro que me cogía ja,ja,ja.

Resumiendo, una experiencia más que recomendable, una organización que lucho contra viento y marea para sacar adelante una prueba bonita y un deporte que aunque no es muy apropiado por mis objetivos personales, me gusta muuuuuchooooo.

Espero que haya una segunda edición en la que participar y que el tiempo sea benévolo con una gente que lo merece.

 I Trofeo Mushing Valgrande-Pajares

I Trofeo Mushing Valgrande-Pajares

Fran Fernández

1 comentario

  • Roberto dice:

    Salí de mí pueblo alas 7.30 en la estación alas 8.30 un día malísimo con una niebla que no se veía nada le pregunto al chico de la estación me dice que el aparcamiento de arriba estaba lleno yo tiro para arriba com tan buena suerte que hay un sitio sacó mis perros del remolque y los estico en el remolque me hacerco ala explanada y estaban montando la salida u el control veterinario a los 15 minutos empezó el reconocimiento de los perros le pregunto ala veterinaria que si le acercó mis perros ella super agradable me dice que no hace falta que pasa ella ha reconocerlos pregunto por David estaba marcando el circuito al rato me encuentro con Jaime me dice alas 10 empieza preparo mis perros la carrera sé retrasa un poco mis perros es su primera carrera están un poco nervioso com tanta gente y tantos perros al rato tomamos la salida no veía nada ellos me llevaron hasta la cinta que estaba en la pista en el primer control lo paso bien en el segundo mis perros guías se van a por El perro de ellos les consigo meter en la pista e el tercero les aviso y me quitaron el perro que tenían al llegar ala meta se desplazaron un poco al final logramos cruzar la meta fue una buena experiencia tanto David como Jaime los veterinarios sois unos crac animo y ha preparar la segunda he me olvidaba de los voluntarios y todas las firmas comerciales que sin ellos no se podría hacer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *