Picos de Europa       

“Anuncio”

“En Picos no hay osos, urogallos ni pico medianos”

Los ecologistas denuncian informes de daños falsos, ocultación de información y especies extinguidas en Picos de Europa.

 

Urogallo cantábrico en Picos de Europa

Urogallo cantábrico (foto: Seo/Birdlife)

 

 

El Patronato del Parque Nacional de los Picos de Europa es un órgano colegiado de participación social en la gestión del espacio protegido en el que están representadas instituciones, asociaciones y organizaciones relacionadas con el Parque Nacional. Los miembros del Patronato tienen, entre otras funciones, las de proponer medidas necesarias para corregir disfunciones y para mejorar la gestión, así como proponer normas y actuaciones para mejorar la más eficaz defensa de los valores del Parque Nacional.

Los colectivos ecologistas están representados en el patronato de Picos de Europa y de las 19 alegaciones al último Instrumento de Gestión Integral (IGI) que han presentado, han sido rechazadas todas sin recibir los argumentos que ellos creen necesarios, y es que ya se va con mucho retraso en la redacción de este documento por el que la administración del Principado de Asturias ya fue multada por Europa en 2010.

Laura López Varona es representante de las asociaciones ecologistas en el Patronato del Parque Nacional y Vicepresidenta de la Asociación para la Defensa Jurídica del Medio Ambiente “Ulex”.

training-camp-abascal-picos-europa-aliva-vaca

P: ¿Cómo es posible que el Parque rechace todas las alegaciones que presentáis los colectivos ecologistas Laura? ¿Tan mal hacéis vuestro trabajo?

R: No solamente la dirección del Parque Nacional ha rechazado todas las alegaciones de los ecologistas, sino que lo mismo ha ocurrido en todos los espacios protegidos del Principado de Asturias en trámite de participación pública para la redacción de los Instrumentos de Gestión Integrada. Sin descartar la pura soberbia de la que hacen gala los gestores de los espacios protegidos, hay que tener en cuenta que la Ley del Patrimonio Natural incorpora las indicaciones de las Directivas de Aves y Hábitats y estableció que se debía proceder a la declaración de Zonas Especiales de Conservación (ZEC) en el plazo máximo de seis años desde la aprobación de las Listas de Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) junto con el plan o instrumento de gestión. Pues bien, dicho plazo expiró en DICIEMBRE DE 2010.

Como se puede deducir, no somos los que formulamos alegaciones los que hacemos mal nuestro trabajo. Más bien parece suceder que la desidia e indiferencia de los órganos gestores en el cumplimiento del suyo (que ha podido traer una sanción al Reino de España por la Unión Europea), es la causa de la denegación de las alegaciones, pues estimarlas supondría admitir que han obviado problemas ambientales cuya solución debe afrontarse y para ello deben figurar en los instrumentos. Lo fácil es decir que todo está bien, que el estado de conservación en la ZEC de Picos de Europa es “muy bueno” (como así se dice en el borrador del instrumento) para así no tener que afrontar que la gestión debe solucionar esos problemas ambientales, algunos tan graves como la desaparición de la presencia de especies que antes estaba constatada (como el Pico mediano) o la extinción de especies como el urogallo, o la devastación que se aprecia a simple vista por la reiteración de las quemas y la perpetración de incendios forestales.

 

Incendio en Tielve (2011)

Incendio en Tielve (2011)

 


P: Estas prisas por finiquitar la redacción del IGI ¿a que creéis que son debidas?

R: La gestión del Parque Nacional de los Picos de Europa se centra casi de forma exclusiva en satisfacer los requerimientos de los sectores económicos ganaderos, por lo que todos sus esfuerzos de gestión y económicos se despliegan, no en la conservación de los valores naturales del espacio, sino en los acondicionamientos de pistas, mangas de ganado, potreros, abrevaderos, rozas de matorral, quemas controladas de montes o controles de fauna molesta para el sector económico privilegiado. En los informes anuales toda la actividad se centra en trabajar para la potenciación de ganadería. Y así ocurre que el Parque está privado no solo del instrumento ZEC, sino de Plan de Ordenación de los Recursos (PORN) y de Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG).

Ni siquiera se han indemnizado todavía los derechos cinegéticos en la parte leonesa del Parque y por ello se debe seguir viendo cómo entran los cazadores al Parque Nacional y disparan sus armas de fuego. En palabras simples, puede decirse que el Parque Nacional es un espacio en el que prima la ganadería y la caza, con total abuso en el dispendio de los recursos públicos y en detrimento y descuido de todos los valores naturales.

Nosotros declaramos que este espacio no es un Parque Nacional. Lo primero que hacen los municipios que ceden terrenos al Parque cuando hay ampliaciones a sus instancias es exigir que se quemen los montes, que se maten a los lobos y a la fauna molesta, y que se entregue a saco dinero en forma de ayudas.

lobo ibérico

lobo ibérico

P: Os quejáis de la falta de información y transparencia en los informes anuales del Patronato.. cuéntanos algún ejemplo.

R: Lo que ocurre es que, para poder realizar las funciones que tenemos encomendadas, es necesario saber la verdad de lo que ocurre en el Parque Nacional, y diariamente, con harta frecuencia, comprobamos que la Dirección del Parque Nacional nos oculta dicha información. Así se ocultó al Patronato y a la opinión pública hechos tan graves como la muerte que propició el biólogo del Parque Nacional, a golpes contra las rocas, de siete cachorros nacidos en el paraje Redimuña; la muerte del lobo que portaba collar de radio-seguimiento apodado “Marley”; la muerte a disparos por trabajadores de la empresa TRAGSA de otra loba que era objeto de estudio científico y que también portaba un collar de seguimiento; la muerte a disparos de una loba preñada a punto de parir.

Se nos comunicó en su día que había sido sorprendido un cazador furtivo en la zona de Cabrales, pero se nos ocultó que el mismo estaba prestando sus servicios para la empresa pública TRAGSA en el Parque Nacional; se nos dice continuamente que la verificación de daños de lobo está realizándose con total garantía, pero se nos ocultó que este mismo año un guarda vio a una vaca recién muerta por enfermedad, de la que tomó el crotal para su identificación, y días más tarde la propietaria solicitó al Parque la indemnización alegando que la causa había sido el lobo. Otro guarda del Parque emitió informe declarando la causa de la muerte por ataque de lobo, siendo que por pura casualidad (porque el guarda que la vio muerta por enfermedad escuchó la conversación y salió al paso del fraude) se evitó un pago indebido, y ello nos hace suponer que estas circunstancias se repiten. Todos estos acontecimientos son solo una pequeña muestra no solo del descontrol en la gestión en lo que se refiere a la preservación de los valores naturales, sino de la falta de transparencia.

Las resoluciones administrativas que autorizan quemas de montes y muertes de animales no se hacen públicas ni se comunican a todos a los patronos, a pesar de haber requerido las mismas. En la última reunión que tuvo lugar el pasado mes de diciembre en Oseja de Sajambre, el director conservador, al rendir su informe anual al Patronato, refirió que se habían soltado tres hembras de urogallo criadas en cautividad en el puerto del Pontón y que avanzaban hacia el Parque Nacional, pero a preguntas mías consistentes en la aparición de una de ellas muerta flotando en el pantano de Riaño, tuvo que reconocer que así era y que era falso lo que acababa de relatar.

Esta forma de proceder y los vicios en los que incurren los órganos gestores generan desconfianza y yo diría que para la mayor parte de los patronos han perdido por completo la credibilidad, si es que laguna vez la han tenido.

Hembra de urogallo cantábrico soltada en Picos de Europa

Hembra de urogallo cantábrico soltada en Picos de Europa

P: ¿El caso más sangrante es el del Pico Mediano? ¿De verdad no quedan urogallos?

R: No es que el caso del Pico mediano sea el caso más sangrante, pero es el más revelador del sesgo en la gestión. El Pico mediano, presente en épocas pretéritas ha desaparecido, sin que los órganos gestores se hayan detenido a profundizar en los motivos de su desaparición. La población de urogallo, no es que sea escasa, es nula, así como la del quebrantahuesos, pero estas especies generan partidas económicas para su gestión procedente de los proyectos LIFE, proyectos muchas veces ineficaces y las más perjudiciales, y pongo por ejemplo el Quebrantahuesos, cuya reintroducción está generando conflictos no previstos ni solucionados con las especies que habitan en el espacio, como es el lobo y el águila real, con grave quebranto para estas, que son objeto de agresiones.

Quienes han recibido ayuda económica para la recuperación del urogallo se dedican a matar a cientos de ciervos (pero dejan actuar a las casi treinta mil cabezas de ganado, que también son ungulados, aunque domésticos) y a capturar mustélidos a sabiendas de que esas medidas son inútiles según estudios científicos, y así se ha declarado en la SECEM y en la Facultad de Biología de Oviedo, y así se dijo en el Patronato por el representante de la Universidad de Oviedo que ostenta la cátedra de Etología.

La población de anfibios está siendo mermada a causa de la acción vírica constatada científicamente sin que hasta el momento desde los órganos gestores se hayan tomado medidas de gestión apropiadas para la detención del avance de la enfermedad.

No hay ejemplares de oso pardo, y la especie lobo ibérico está siendo continuamente objeto de agresión a través de la actividad cinegética y los controles poblacionales, mermando significativamente su presencia en el espacio. Las poblaciones de anátidas y de otras aves está en constatado declive debido a la presión ganadera.

Los incendios forestales son el delito perpetrado de forma asidua en un número elevado que se repite cada año, con la consecuente destrucción del hábitat, y no se adopta con contundencia la medida más eficaz para evitar este tremendo daño, como es acotar al pastoreo las zonas quemadas, según ordena la Ley de Montes. Y en las pocas ocasiones en que se decreta, no se sanciona al ganadero que incumple el acotamiento, o se hace con multas de cuantía insignificante que viene a ser lo mismo que no aplicar la Ley. Este proceder de los órganos gestores es la mayor garantía para que los delitos de incendio forestal en el Parque Nacional se reiteren impunemente como así viene sucediendo, y lo que se advierte es que no hay voluntad alguna de acabar con esta lacra.

Por otra parte, nada se ha hecho ni se piensa hacer para erradicar los obstáculos opuestos al curso de las aguas por las centrales eléctricas, con la consecuente merma y quebranto de la calidad del agua y del ecosistema fluvial.

En conclusión: dista mucho de poder ser calificado el estado de conservación de la ZEC como “muy bueno”, como así lo percibe la Dirección del Parque Nacional de los Picos de Europa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *